Monthly Archives: April 2014

AR – Refugios de emergencia

Artículo Referenciado

Por  – 4 de abril de 2014, 10:23 am http://bit.ly/1hcqkBV

El temblor de magnitud 8,2 grados que experimentó esta semana el norte de Chile volvió a dejar a familias enteras sin hogar. Esta vez les tocó a muchos habitantes del norte del país, especialmente de Iquique y la región de Tarapacá, donde se calcula que 2.000 viviendas sufrieron daños estructurales, el ser obligados a pedir refugio. Precisamente la semana pasada otorgaron el prestigioso Premio Pritzker de Arquitectura a Shigeru Ban, arquitecto japonés conocido por diseñar viviendas temporales para refugiados y víctimas de desastres naturales. El trabajo de Ban abarca lugares como Ruanda, Turquía, India, China, Haití y Japón. ”Sus edificios sirven de refugio, centros comunitarios y lugares espirituales para los que sufren pérdida y destrucción”, dijo el jurado. “Cuando ocurre una tragedia, él está allí desde el principio.”

20140325PRITZKER-slide-S7MG-superJumbo copy.jpg

Escuela temporal en Chengdu, China (2008) Shigeru Ban Architects

Ban comenzó trabajando en la búsqueda de soluciones para mejorar las condiciones de vida en los campos de refugiados de la guerra civil en Ruanda en 1994. Viajó a Ginebra para trabajar con el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados en el diseño de prototipos de tiendas de campaña hechas con postes de papel. Luego dirigió sus esfuerzos a paliar las secuelas del terremoto de 1995 en Kobe, Japón, con viviendas temporales construidas con tubos de papel que descansaban sobre cajas de cerveza llenas de arena.

20140325PRITZKER-slide-BE59-superJumbo copy.jpg

Regufios de tubos de papel en Kobe, Japón (1995) Shigeru Ban Architects

Algunas de sus estructuras se han convertido en semi-permanentes, como en Kobe, donde los refugios destinados a ser usados durante tres años se utilizaron para diez. En 2011, tras el terremoto y posterior tsunami en Fukushima, Japón, Shigeru utilizó un sistema de partición de papel para dar intimidad y dignidad a las familias que habían perdido sus casas. Se trata de la cuarta versión de este sistema, que va perfeccionando con el tiempo. De esta forma, se ha convertido en una presencia familiar en la escena de las grandes catástrofes internacionales, a las que llega con estudiantes de arquitectura para enseñarles sobre el desarrollo de soluciones in situ.

20140325PRITZKER-slide-SVOE-superJumbo copy.jpg

Regufios en Fukushima, Japón (2011) Shigeru Ban Architects

 

Untitled-1 copy.jpg

Cuarta versión del sistema de refugios de tubos de papel y cortinas

Sin embargo, Shigeru no es el único. También hay casos en América Latina, como el de Nicolás García, un estudiante argentino de diseño industrial que sorprendió a la ONU con un habitáculo de emergencia móvil para resguardar y atender a víctimas de desastres naturales. El habitáculo trae un kit de supervivencia provisto con comida, agua, lápices y cuadernos, tiene capacidad para albergar diez personas y se puede poner en cualquier superficie. Además, esfácil de armar.

Desde este blog (http://bit.ly/1hcqkBV) queremos hacer un reconocimiento a estas soluciones tan prácticas, simples y ecológicas como tubos y placas de cartón y que son claves para los afectados por desastres en tiempos de emergencia. ¿Podemos llevarlas a otros campos mas allá de la respuesta a desastres? ¿Podría ser utilizable transitoriamente durante el reasentamiento de barrios en áreas vulnerables informales? Aquí radica el desafío.

Diseño industrial en Colombia – Parte 2

Con anterioridad, el sector de fabricación de muebles (para hogar y oficina por ejemplo con Casini y Bima), de aluminio (con productos arquitectónicos como Industrias Lehner) y de cueros (con Recanal y Vélez) emplearon en Colombia el diseño industrial. Hoy, empresas de todos los sectores productivos están entrando en esta filosofía y es así como entre muchos otros plásticos (con, nuevamente por ejemplo Iberplast y Estra), empaques (con Empacor y Smurfit Cartón Colombia), electrodomésticos (con Challenger) y grifería (con Grival).

Pero la adopción del diseño industrial no es fácil ni de efectos inmediatos, pues el diseñador primero debe conocer el entorno y los procesos productivos de la empresa; y lo más seguro es que debe pasar por las tres etapas del modelo japonés SHU-HA-RI adoptado por Grival.

Mediante esta metodología de trabajo, primero se asimila, luego se explora (interna y externamente) y finalmente se crea (tanto por diseñadores de la empresa como externos supervisados por los primeros responsables del desarrollo, y sin dejar de lado el benchmarketing: referente competitivo).

Llegar a esta última etapa le puede tomar a una empresa varios años como es el caso de Nalsani (más conocida como Totto) que requirió de casi diez. Para el trabajo de diseño bajo la modalidad de freelance, existen en Bogotá al menos 35 firmas, en Medellín quince, en Cali diez y en Barranquilla cuatro, y seguro más.

Una vez que se alcance la etapa RI, se debe preocupar por la protección jurídica de la propiedad (industrial o intelectual) del trabajo realizado. Esta gestión tiene que realizarse  con la asesoría de abogados expertos en ciertos casos ante la Superintendencia de Industria y Comercio para identificar claramente qué se va a registrar pues existen tres modalidades.

Desafortunadamente el crédito por la “idea aportada” que recibe el diseñador por parte del empresario colombiano no es suficiente y debe cambiar. Dice la gerente de la marca Challenger, un nuevo producto no es el resultado del trabajo exclusivo de un solo diseñador pues en él participan muchos más profesionales de otras áreas profesionales.

Contrario al pensar del empresario en general, diferentes entidades estímulan y premian ese esfuerzo creativo (que da valor agregado al producto) en todo el mundo; modalidad que ya se está implementando en Colombia y en la que siempre ha creído la Feria Internacional de Expoconstrucción & Expodiseño de Corferias, al otorgar varios reconocimiento al diseño nacional.

En el mundo entero nuestros diseñadores industriales son reconocidos por la versatilidad, recursividad y desempeño de “toderos” para desarrollar la parte técnica (materia prima, costos y producción), de uso (empaque, transporte, mantenimiento) y la formal-estética (comunicación producto-persona). Méritos adquiridos por las limitantes en tecnología, materias primas y dinero de la industria nacional.